MARZO

 

01 Sacerdotes según su corazón. 13 El deber de todo soldado de Jesucristo es el de prepararse para todos. 25 Unidos íntimamente a Jesucristo.
02 Entre nosotros debe haber solo un espíritu. 14 Nuestro divino Salvador mismo nos lo ha enseñado. 26 No buscándose nunca a ustedes mismos.
03 Hay que intentarlo todo para dilatar el Reino de Cristo. 15 Abrir el libro de la Regla. 27 Morir en el seno de la Congregación.
04 Dios nos guarde. 16 La gran obra de Dios. 28 Reconocer todo el bien que Dios nos permite realizar.
05 Cumplir el deber de caridad que su voluntad me impone. 17 Hay que querer lo que Dios nos indica. 29 Ante todo hay que obedecer a la voz de Dios.
06 ¿Cómo hemos podido merecer esa gracia de participar de este modo a la Cruz preciosa del Hijo de Dios? 18 Ministros de la Misericordia de Dios, verdaderos apóstoles de Jesucristo. 30 Siempre para la mayor gloria de Dios.
07 No buscamos más que la gloria de su santo Nombre. 19 Responsables ante Dios. 31 Sacerdotes inflamados de celo… para la conversión de los demás.
08 Estemos unidos y todo marchará bien. 20 Que siempre les inspire no omitir nada.
09 La alta santidad a que están llamados. 21 Un corazón y un alma.
10 Fuera habladurías entre ustedes. 22 Sin esperar otras recompensa.
11 Todos unidos en la práctica exacta de la santa obediencia. 23 Lean y mediten sus santas Reglas.
12 La unidad de espíritu en el vínculo de la paz. 24 La cosecha de almas será muy abundante.