NOVIEMBRE

 

01 ¡Oh! La bella, la conmovedora comunión de los santos. 13 En presencia de Nuestro Señor. 25 La salvación de las almas, objeto directo de nuestra vocación.
02 Nuestra comunidad ya numerosa en el cielo. 14 Entra por medio la salvación de las almas. 26 Vele cada uno por la salud de todos.
03 No los olvidemos cuando nos dejan. 15 Te has consagrado al buen Maestro. 27 Que Dios escuche mis oraciones.
04 He dado gracias sinceramente al Señor por el bien que te ha concedido. 16 No exponerse a tener sólo el nombre de pobre. 28 Sacrificarse, si es necesario, por la salvación de las almas.
05 Hay que caminar siempre en la dirección que parece indicarnos. 17 Se va siempre por buen camino cuando se sigue la obediencia. 29 Dios es el amo del campo.
06 Nos unan los lazos de la caridad más íntima. 18 Seguir siempre la orientación de la voluntad de Dios. 30 Tenemos en la Iglesia una existencia como la de los cuerpos más célebres.
07 Soporta esta dura prueba como valiente soldado de Jesucristo. 19 Dios no bendice ni las imprudencias ni los excesos.  
08 Que no seamos sólo misioneros, sino también religiosos. 20 Dedicándose a todas las obras de celo…
09 Les recomiendo la unión entre ustedes. 21 Nos haremos dignos de nuestra sublime vocación.
10 ¿Puede uno burlarse de Dios? 22 Obrar siempre en perfecta dependencia de la voluntad de Dios.
11 Uno no puede santificarse más que en el lugar en que Dios nos quiere. 23 Viviendo en unión íntima con Dios.
12 Estemos unidos por los lazos de la caridad más cordial. 24 El espíritu de mortificación no se impone, hay que inspirarlo.